martes, enero 16, 2007

A SETENTA AÑOS DE LA MUERTE DE UNAMUNO


El próximo jueves 25 de enero vinofilosófico reflexionará sobre el pensamiento de Unamuno en torno a "Del sentimiento trágico de la vida"
La filosofía de Unamuno no fue una filosofía sistemática, sino una negación de cualquier sistema y una afirmación de fe "en sí misma". Se formó intelectualmente bajo el racionalismoy el positivismo. Durante la época de su juventud, escribió artículos en los cuales se apreciaba claramente su simpatía por el socialismo, y tenía una gran preocupación por la situación en la que se encontraba España.
La influencia de algunos filósofos como
Adolf von Harnach provocó el rechazo de Unamuno por el racionalismo. Tal abandono queda de manifiesto en su obra San Manuel Bueno, mártir, donde la metáfora de la nieve cayendo sobre el lago ilustra su postura en favor de la fe —la montaña sobre la cual la nieve crea formas, paisajes, frente al lago, donde ésta se disuelve y se transforma en nada—.
Destacan sus meditaciones sobre el sentido de la vida humana, en el cual lo más importante es la idea de la inmortalidad. Para él la muerte es algo definitivo, la vida acaba. Sin embargo, pensaba que la creencia de que nuestra mente sobrevive a la muerte es necesaria para poder vivir.
La preocupación por España se manifestó en los ensayos recogidos en sus obras:
En torno al casticismo (1895).
Vida de Don Quijote y Sancho (1905).
Por tierras de Portugal y España (1911).
Durante la guerra y a partir de agosto de 1936, Unamuno comenzó a tomar apuntes para un libro que no llegaría a escribir y en el que plasma su testamento político: El resentimiento trágico de la vida. Notas sobre la revolución y la guerra civil españolas.
Sus obras más puramente filosóficas son
Del sentimiento trágico de la vida (1913).
La agonía del cristianismo (1925).

3 comentarios:

Merce Padilla dijo...

Estimado Francisco:
Muchas gracias por tu visita al blog y tu jugoso comentario.He citado a mis alumn@s para su lectura.

Hay un comentario en "Las luces de la razón" dónde les invito:
A TODOS: NO DEJÉIS DE LEER EL COMENTARIO DE FRANCISCO BARRERA

Un abrazo.
Merce

Merce Padilla dijo...

Para Unamuno la filosofía era también poesía, la razón exclusivamente no podía explorar toda la realidad, la vida, la emoción, precisaban de otros registros; la razón sola, "se quedaba corta"... ¡qué interesante esta superación del Racionalismo y qué interesante sería poder conocer las reflexiones de ese vuestro programa, como en una ocasión ya te comenté!

Un abrazo

Anónimo dijo...

Muchas gracias Merce.
Gracias por tus comentarios y por tu reflexión sobre Unamuno.
Creo que es importantísimo el trabajo que haces con tus alumnos desde tu blog "Pensar, Sentir y Vivir", que recomiendo desde aquí a todos.
(http://filoabpuerto.blogspot.com )
Es un trabajo que muchos educadores deberían tener en cuenta para aplicar en esa fase de acercamiento a la filosofía tan crucial e importante.
En cuanto a tu comentario de Unamuno decirte que comparto contigo esa reflexión en tanto que Unamuno nos avisa de la importancia de lo que la filósofa malagueña Maria Zambrano nombrará como " lo sentiente".
No basta la razón, como bien apuntas, el sentimiento, la emoción, nuestra otra forma de comprender, equilibra y complementa esa totalidad que vamos buscando desde que somos consciente y por ello tenemos miedo, como Unamuno, de nuestro trágico destino, de nuestra condición de mortales.Hay que Pensar y que Sentir, y eso, lo titula muy bien tu blog, es Vivir.
Creo que Unamuno anotó ahí una perspectiva muy interesante, más allá del tema de la fé o su inestabilidad política, por lo que parece que se le conoce e identifica más.
Un abrazo a tí y otro para tus alumnas y alumnos de ese bello rincón de las Islas.
Francisco Barrera